¿Qué son los trastornos de la personalidad y cuántos tipos existen?

10.06.2018

Divididas en grupos de acuerdo a sus características, son diversas las patologías que una persona puede desarrollar en este campo

personalidad

Es común que los trastornos de la personalidad aparezcan en libros, series o películas, donde alguno de los personajes padece algún tipo de patología relacionada. Sin embargo, muchas veces no queda claro cuál es el trastorno que la persona sufre o de qué se trata exactamente. Por eso, cabe preguntarse, ¿qué son los trastornos de personalidad?

Se trata de un grupo de afecciones en las que los individuos muestran patrones de pensamiento, percepción, sentimiento y comportamiento de larga duración, que difieren de lo que socialmente está aceptado y se considera regular. Su manera de actuar y de pensar y sus creencias distorsionadas acerca de los demás, pueden provocar un comportamiento extraño.

Quienes padecen este tipo de patologías suelen tener problemas en distintas áreas de la vida, dado que su trastorno no les permite un llevar adelante un desarrollo regular de sus actividades. Tanto en el trabajo, como en su vida personal, es común que manifiesten dificultades para enfrentar el problema que los aqueja, al tiempo que muestran dificultades para formar relaciones sanas.

A pesar de que las causas no están del todo claras, los trastornos de la personalidad pueden estar asociados a factores genéticos y ambientales. En este sentido, las experiencias de angustia, estrés o miedo durante la infancia, así como el maltrato, el abuso o la negligencia emocional, pueden causar futuro desarrollo de trastornos relacionados a la personalidad.

Te puede interesar

Desorden de Procesamiento Sensorial, ¿qué es y cómo identificarlo?

Es importante aclarar que existen diversos tipos de patologías que se ubican dentro del gran grupo de trastornos de la personalidad. Los especialistas los agrupan en tres grandes categorías -A, B y C-, que responden a las características que tiene cada uno y a cómo repercute en la persona que lo padece.

El primer grupo se refiere a los trastornos que transforman a las personas en introvertidas. Por lo general, manifiestan ausencia en las relaciones próximas a ellos, por lo que se les dificulta mantener una relación sana con sus allegados.

Algunos de los trastornos de personalidad que se encuentran dentro de este grupo son el trastorno paranoide de la personalidad, el trastorno esquizoide y el trastorno esquizotípico.

Trastorno Paranoide de la Personalidad: se caracteriza por una desconfianza generalizada hacia los demás, incluyendo amigos, familia y pareja. Por eso, la persona se siente vigilada y bajo sospecha, y está constantemente buscando pistas que validen sus teorías conspiratorias. Este tipo de personas suelen ser extremadamente sensibles a los cambios en sus vidas y fácilmente sienten vergüenza y humillación. Tiende a aislarse de los demás y a destruir relaciones cercanas.

personalidad3

Trastorno Esquizotípico: las principales características de esta patología son las experiencias perceptivas inusuales e incluso anomalías en la manera de pensar, que se asemejan a los observados en la esquizofrenia.

Los esquizotípicos se aíslan, básicamente, porque padecen ansiedad social. Por otro lado, es común que tengan pensamiento mágico y sean supersticiosos, por lo que pueden incluso llegar a creer que poseen superpoderes o que han sido víctimas experiencias paranormales o con extraterrestres.

Los problemas para relacionarse con otras personas derivan de su incapacidad de ser empáticos, a la frialdad de su personalidad y a la distancia que ponen entre sí mismos y el resto de las personas.

El grupo B engloba a otro tipo de personas, que suelen ser más impulsivas y emocionales. Por lo general, se trata de individuos emocionalmente inestables, pero comparten con otros trastornos la dificultad para entablar relaciones personales.

Trastorno Límite de Personalidad: es común que quienes padecen esta enfermedad se sientan vacías y abandonadas. A su vez, pueden tener dificultades para hacer frente a los acontecimientos estresantes. En líneas generales, su personalidad puede ser débil y cambiante y dudan de todo, dado que no tienen ningún tipo de seguridad.

A diferencia de los trastornos mencionados anteriormente, las personas con TLP pueden pasar de momentos de calma a situaciones de ira, ansiedad o desesperación en segundos.

Trastorno Antisocial: por lo general, se trata de personas que no tienen en cuenta las normas y obligaciones sociales porque no las llegan a comprender. Son personalidades agresivas que actúan de manera impulsiva y, además carecen de sentimiento de culpa. Asimismo, la mayoría de las personas que sufren este trastorno parecen no aprender de la experiencia.

personalidad2

Te puede interesar

Depresión: ¿hay distintos tipos de esta enfermedad?

Trastorno Histriónico de la Personalidad: las personas afectadas por este trastorno tienen baja autoestima y suelen buscar llamar la atención de otras personas dramatizando o jugando un papel. Además, es común que sean emocionalmente sensibles, dado que intentan ser escuchados o vistos por los demás. A su vez, tienen baja tolerancia a la frustración y buscan continuamente la aprobación del resto de las personas, sean o no allegados a ellos.

El problema central es que su vida se torna un círculo vicioso, ya que si se sienten rechazados se vuelven más histriónicos, es decir, que se intensifican los síntomas, y del mismo modo sucede al revés.

Trastorno de Personalidad Narcisista: en primer lugar, quienes padecen este tipo de patología creen que son más importantes que cualquier otra persona a su alrededor. Por eso, tienden a exagerar sus logros y presumir de su atractivo o del éxito constantemente. Por otro lado, sienten una profunda necesidad de admiración y aceptación, pero carecen de empatía por otras personas, lo cual dificulta que los demás quieran relacionarse con ellos.

Por último, el grupo C de trastornos de personalidad se manifiestan en las personas a través de ansiedad o miedo. A su vez, suelen tener conflictos interpersonales o incluso consigo mismos.

Trastorno de Personalidad Dependiente: es una patología que provoca, precisamente, una condición de dependencia de otras personas. Por lo general, necesitan de la aprobación de otras personas para satisfacer sus necesidades emocionales y físicas.

Del mismo modo, son incapaces de tomar decisiones por sí solos y tienden a evitar estar solos.

Trastorno de Personalidad Obsesivo-Compulsivo: las personas que lo padecen suelen ser muy disciplinadas, con una imperiosa necesidad para la orden y se adhieren fuertemente a las normas y reglamentos. Además, se caracterizan por ser rígidas, perfeccionistas, en algunos casos, moralistas, inflexibles e indecisas.

Asimismo, son personas que se sienten muy incómodas cuando no logran la perfección, dado que es uno de los objetivos centrales en su vida.

LogoFB-FINAL

Nota relacionada

ScreenAnsiedad

Comentarios