Advierten por un brote epidemiológico de sarampión en toda la región

23.03.2018

Argentina fue uno de los países que registró casos en 2017 junto con Estados Unidos, Canadá y Venezuela

Sudamerica

Hace algunos días la Organización Panamericana de la Salud (OPS) advirtió acerca de la aparición de diversos casos de sarampión en la región, tanto en 2017 como en los tres primeros meses de 2018.

La Región de las Américas fue la primera del mundo en ser declarada libre de los virus de la rubeola en 2015 y del sarampión en 2016 por un Comité Internacional de Expertos (CIE). Durante varios años consecutivos, Argentina no registró casos autóctonos de ninguna de las dos enfermedades. Sin embargo, en 2017 fue uno de los cuatro países del continente que registraron casos confirmados de sarampión, junto con Canadá, Estados Unidos y la República Bolivariana de Venezuela.

Te puede interesar

¿Cómo es la situación sanitaria en Argentina?

Esta situación se replica también en otros continentes. En 2017 Europa cuadruplicó el número de casos respecto del año anterior, aunque la mayoría de los casos se concentran en tres países: Italia, Rumania y Ucrania. Por su parte, algunos países de Asia -como China, India, Mongolia y Tailandia, entre otros- también tuvieron un aumento significativo de personas con esta patología entre 2016 y 2017.

No obstante, la situación en los países de la región americana ha empeorado significativamente respecto del año anterior. En lo que va del 2018, los casos confirmados en diversos países aumentaron; ya no fueron solo cuatro, sino que se le sumaron Colombia, Brasil, México, Antigua y Barbuda, Guatemala y Perú, mientras que Argentina no registró pacientes con sarampión.

Venezuela es el país que mayor cantidad de casos ha registrado y que preocupa más a toda la región. En lo que va del año se notificaron y confirmaron 886 personas con esta patología y el grupo de edad más afectado son los niños menores de cinco años.

Brasil, por su parte, también ha sido golpeado por esta realidad, ya que entre enero y marzo del 2018 registró más de cincuenta casos distribuidos entre dos estados. Cabe aclarar que, de acuerdo a los estudios realizados en los pacientes, todos los casos de contagio provienen de Venezuela.

Te puede interesar

Fiebre Amarilla: ¿Cómo se manifiesta y diagnostica esta enfermedad?

Por eso, el Ministerio de Salud de la Nación ha emitido un alerta epidemiológico para advertir a la población y a los profesionales de la salud acerca de la situación regional. Asimismo, el comunicado especifica las recomendaciones a tener en cuenta para evitar por todos los medios la reintroducción del virus en el país.

En primer lugar, es importante verificar el esquema de vacunación completo para la edad: de 12 meses a 4 años los niños deben tener una dosis de vacuna triple viral, mientras que los mayores de cinco años deben tener aplicadas dos dosis de la vacuna. Por otro lado, las personas dedicadas a la salud deben intensificar la vigilancia epidemiológica de casos sospechosos de enfermedades de estas características.

Sarampion

En este sentido, el comunicado oficial indica que los casos sospechosos “constituyen Eventos de Notificación Obligatoria regulados por la Ley n° 15.465 que obliga a todos los profesionales médicos y bioquímicos a realizar la notificación de los mismos”. Así, todo caso debe notificarse al Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud dentro de las 24 hs de registrado. El profesional debe confeccionar una ficha epidemiológica, recolectar muestras de sangre y orina, y proceder al aislamiento del paciente para evitar el contagio de otras personas.

El sarampión es una patología viral, potencialmente grave y extremadamente contagiosa. Los síntomas más comunes son fiebre, conjuntivitis, tos y una erupción generalizada con espacios de piel sana que comienza en la cara y luego desciende al tronco y miembros.

El período de incubación es de diez días  desde la exposición hasta el comienzo de la fiebre y de 14 días hasta el inicio de la erupción en el cuerpo.

La prevención a través de la vacunación es un elemento fundamental para evitar que la enfermedad se expanda. A su vez, en caso de haberse contagiado, es importante evitar estar en contacto con otras personas, de modo tal que se evite enfermar a otros. Es por eso que mientras la enfermedad está en su momento más agudo y aun una vez curado el paciente, se recomienda el aislamiento estricto durante el período posterior -al menos una semana después de que apareció la erupción-.

LogoFB-FINAL

Nota relacionada

ScreenH3N2

Comentarios