Los controles que deben realizarse las mujeres según su grupo de edad

15.03.2018

Cada segmento etario posee características particulares, las cuales condicionan la realización de los chequeos necesarios

Woman

El cuidado de la salud se presenta como un factor importante en la vida de todas las personas. Cada vez más, la difusión de información acerca de cómo cuidarse en el día a día está contribuyendo a la prevención de diversas patologías con gravedades y características particulares.

Por su parte, las mujeres pueden sufrir enfermedades de todo tipo a lo largo de su vida y la medicina preventiva se posiciona como uno de los pilares para evitarlas. Cada una de ellas responde a un gran grupo de factores, entre los que se encuentran los riesgos de cada una y su historia familiar, por ejemplo. La edad, entonces, se constituye como uno de los agentes centrales que se deben considerar al momento de prevenir enfermedades. Cada grupo etario está diferenciado de acuerdo a sus características particulares y en cada segmento se deben considerar cuidados, chequeos y actividades específicas y adecuadas para las mujeres que lo componen.

Te puede interesar

¿Cómo prevenir y hacer la detección temprana de Cáncer de Mama?

La empresa de medicina prepaga Medicus ha elaborado una Guía de Salud de la Mujer que consiste en diversos puntos que cada una debe evaluar para sí misma. Así, permite conocer cuál es el estado de salud en que cada una se encuentra y qué aspectos debe mejorar. Además, detalla cada uno de los cuidados, chequeos y recomendaciones desde el punto de vista médico para cada uno de los grupos etarios.

Las mujeres más jóvenes -aquellas que se encuentran entre los 11 y 24 años- deben respetar una serie de cuidados e indicaciones particulares, que responden a su edad y forma de vida. En primer lugar, la alimentación y la actividad física son dos de los pilares más importantes. Una dieta rica en fibras, reducida en grasas y colesterol y con gran consumo de frutas, vegetales, cereales y lácteos, es central. En cuanto a la práctica de deporte, el aspecto fundamental es la continuidad, es decir, elegir la actividad de preferencia y realizarla en forma continuada.

Woman1

A su vez, las consultas médicas también son muy importantes en este momento de la vida de una mujer. Una visita al médico clínico en forma periódica, junto con una consulta odontológica, son dos de los tres cuidados médicos necesarios. Por otro lado, la Guía de Medicus refiere que los chequeos ginecológicos comienzan a cobrar cierta importancia. Desde el momento de la primera relación sexual o  a partir de los 21 años toda mujer debe realizarse dos exámenes: un Papanicolau cada 2 o 3 años -siempre que el resultado del último haya sido normal- y una colposcopía -un estudio que consiste en la exploración del cuello uterino-.

La vacunación, por su parte, es otro de los temas centrales en el cuidado de la salud de la mujer. Desde que se incluyó la vacuna contra el Virus de Papiloma Humano (VPH o HPV) en el calendario obligatorio nacional, todas las mujeres de 11 años se deben aplicar 3 dosis a esta edad. A su vez, deben aplicarse la DTpa, es decir, la Triple Bacteriana Acelular y reforzarla a los 21 años. Por último, la Triple Viral y la Antihepatitis B son vacunas importantes para las mujeres de este segmento etario.

A partir de los 25 años -y hasta los 39- los cuidados mencionados deben respetarse de la misma forma. La diferencia central es que se agregan ciertos controles médicos que antes no eran necesarios.

Woman2

Te puede interesar

Diez claves para cambiar los hábitos y llevar una vida saludable

El Papanicolau y la colposcopía son esenciales, aunque ahora ya no son los únicos estudios ginecológicos. El autoexamen mamario debe comenzar a realizarse a partir de los 25 años, ya que puede contribuir a la prevención de patologías tumorales o cancerosas.

A partir de los 40 años es el momento en que se dan los mayores cambios respecto del cuidado de la salud femenina, ya que se agregan más estudios y los especialistas recomiendan cambiar algunos aspectos de la vida cotidiana.

Woman3

La alimentación, por ejemplo, es uno de ellos. Si bien se debe llevar una dieta saludable en todo momento a lo largo de la vida, a partir de esta edad el consumo de calcio debe incrementarse, ya que los huesos comienzan a debilitarse. Desde Medicus recomiendan la ingesta de 5 vasos de leche fortificada con calcio o 3 yogures fortificados con calcio acompañados de un trozo de queso pequeño.

Asimismo, los estudios médicos también se incrementan, dado que cada vez se necesita mayor atención a las patologías que puedan aparecer en la mujer. A partir de esta edad, se suelen incluir entre los chequeos regulares un análisis de sangre y desde los 50 años una mamografía cada dos años para chequear el estado de la salud mamaria y una videocolonoscopia.

De la misma manera, a partir de los 55 años, se recomienda consultar al médico de cabecera acerca de la posibilidad de comenzar a tomar aspirina regularmente. Esta droga puede actuar en la forma preventiva de un ataque cerebrovascular (ACV).

Por último, las mujeres que superen los 65 años deben prestar atención a los mismos aspectos mencionados anteriormente. Sin embargo, algunos chequeos cambian respecto de los demás segmentos etarios. Por un lado, el Papanicolau ya no se requiera con la misma frecuencia, sino que se debe consultar al especialista con qué periodicidad es necesario; por otro lado, a partir de esta edad la mujer debe realizarse una densitometría ósea — que complementa el resto de los análisis que se requerían hasta el momento.

Woman4

Finalmente, es importante destacar que existen algunos cuidados que atraviesan todos los segmentos etarios y se deben respetar en todas las etapas de la vida para un buen cuidado de la salud femenina.

Aunque parezca una obviedad mencionar, la guía desarrollada por especialistas de Medicus, quienes recalcan la importancia de cuidado de la mujer, recomienda evitar el consumo de tabaco, la ingesta de alcohol y de sustancias adictivas ilegales es uno de los factores centrales en el cuidado de la salud de la mujer. Se trata de un aspecto tan importante como la realización de estudios preventivos, la práctica de deporte y la alimentación saludable.

Del mismo modo, la prevención de enfermedades de transmisión sexual (ETS) mediante la utilización de métodos anticonceptivos de barrera, como el preservativo, tanto masculino como femenino, es otro de los cuidados que es siempre necesario.

LogoFB-FINAL

Nota relacionada

ScreenPielMedicus

Comentarios