¿Cómo prevenir y hacer la detección temprana de Cáncer de Mama?

26.02.2018

La OMS advierte que cada año se producen casi quinientas mil muertes a causa de esta patología

Cancerdemama

El cáncer de mama es el tipo más común desarrollado por las mujeres, tanto en países desarrollados como en los países en vías de desarrollo.  La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que la incidencia de este tipo de cáncer se ha incrementado -y continúa en crecimiento- debido a la mayor esperanza de vida y el aumento de la urbanización.

Según cifras de esta institución, cada año se producen 1,38 millones de nuevos casos de esta patología y 458 000 muertes por cáncer de mama. La mayoría de esas muertes (269.000) se producen en los países de ingresos bajos y medios, donde la mayoría de las mujeres con cáncer de mama se diagnostican en estadios avanzados debido a la falta de sensibilización sobre la detección precoz y los obstáculos al acceso a los servicios de salud.

Actualmente, los conocimientos que se tienen sobre las causas del cáncer de mama son insuficientes. Por eso, la detección precoz todavía es la piedra angular de la lucha contra esa enfermedad. Cuando se detecta precozmente se establece un diagnóstico adecuado y se dispone el mejor tratamiento, las posibilidades de mejora y curación son elevadas. Por el contrario, la detección tardía impide ofrecer e indicar un tratamiento específico y eficaz.

Te puede interesar

Tomosíntesis: un nuevo e innovador sistema para la detección del cáncer mamario

Para poder prevenir una patología de estas características se debe tener en cuenta cuáles son los factores de riesgo que pueden predisponer al organismo a desarrollar un cáncer de mama. Así, las mujeres podrán estar informadas y conocer a qué aspectos deben prestar más atención para contribuir a la prevención del cáncer de mama.

El envejecimiento natural de las personas constituye uno de los principales factores de riesgo. Diversos estudios han demostrado que a medida que las mujeres se ponen más grandes aumentan las probabilidades de desarrollar este tipo de cáncer.

El inicio temprano de la menstruación es otro de los factores que puede aumentar el riesgo de sufrir cáncer de mama. “Aquellas mujeres que hayan tenido su menarca -primera menstruación- antes de los 12 años están expuestas al estímulo hormonal por más tiempo, lo cual aumenta el mencionado riesgo”, explica el Dr. Miguel Bensadón, Ginecólogo, Obstetra y Mastólogo del staff de Medicus. Del mismo modo, el comienzo de la menopausia después de los 55 años de edad también constituye un factor de riesgo por la prolongada exposición al estímulo hormonal.

Haber tenido un embarazo tardío, es decir, después de los 30 años, puede contribuir al aumento del riesgo de cáncer de mama. Asimismo, “las mujeres que no han tenido ningún embarazo que haya llegado a término tienen mayores probabilidades de sufrir este tipo de cáncer”, amplía el especialista.

La falta de ejercicio físico, al igual que el sobrepeso y la obesidad post menopausia, también constituyen factores de riesgo para las mujeres. Por el contrario, las mujeres que se encuentran en el peso adecuado tienen disminuido este riesgo. La alta densidad de las mamas también es un factor de riesgo de desarrollar un cáncer en esa zona.

La toma de anticonceptivos orales y la terapia hormonal combinada -tomar hormonas durante más de cinco años para reemplazar el estrógeno y la progesterona que se pierden en la menopausia- también son factores que pueden aumentar el riesgo.

Tomar alcohol en forma cotidiana es, según algunos estudios, uno de los principales factores de riesgo, al igual que el tabaquismo.

Por último, los antecedentes personales y familiares de cáncer de mama, así como de otras enfermedades de las mamas, se encuentran entre los principales factores de riesgo para las mujeres.

Te puede interesar

Diez claves para cambiar los hábitos y llevar una vida saludable

Todos los factores de riesgo existen, incluso algunos son imposibles de prevenir. Sin embargo, desde la vida cotidiana se pueden realizar ciertas acciones para contribuir a la prevención del cáncer de mama a través de la reducción de algunos factores de riesgo. “Mejorar la calidad de vida en cuanto a hábitos de la dieta y aumentar la actividad física son dos de las principales estrategias que las mujeres pueden implementar en la vida cotidiana para disminuir los riesgos”, señala el Dr. Bensadón de Medicus.

Con respecto a la prevenció de esta patología, es importante considerar que no existen estudios específicos que prevengan el cáncer de mama. Sin embargo, sí los hay para la detección precoz. “El principal estudio que se indica es la mamografía, aunque también se recomienda complementarla con una ecografía mamaria o, eventualmente, una Resonancia Nuclear Magnética”, explica el especialista de Medicus. La primera mamografía -conocida entre los especialistas como mamografía de base- se debe realizar a los 35 años cada dos años hasta los cuarenta. A partir de ese momento, se suele indicar un estudio de estas características en forma anual.

Con respecto a la detección del cáncer de mama, la mayoría de las mujeres ha escuchado hablar del autoexamen mamario. “Se trata de un método que complementa a la mamografía, pero no la reemplaza”, señala, categóricamente, el Dr. Miguel Bensadón. Para aquellas mujeres que aún menstrúan se puede realizar una vez al mes apenas se haya retirado la menstruación; aquellas mujeres que no menstrúan más pueden hacerlo una vez al mes tomando como referencia siempre el mismo día.

Nota relacionada

ScreenMujeres

 

Comentarios