Rabia: cuáles son los síntomas y qué animales pueden transmitirla

22.02.2018

Es una enfermedad presente en 150 países y que el 40% de los afectados son niños menores de 15 años

Dogs2

Es de público conocimiento que algunos animales pueden transmitir rabia al morder a los humanos o a otros animales -siempre que estén infectados, claro-. Sin embargo, en las personas los síntomas de la enfermedad son diferentes a la forma en que se manifiesta en animales.

La rabia es una enfermedad vírica infecciosa que acaba siendo mortal en muchos casos una vez que se han manifestado los síntomas clínicos. De acuerdo a la información difundida por la Organización Mundial de la Salud (OMS), en hasta el 99% de los casos humanos el virus es transmitido por perros domésticos. No obstante, la enfermedad afecta a animales en general, tanto domésticos como salvajes y se propaga a las personas normalmente por la saliva a través de mordeduras o arañazos de un animal infectado.

En algunas regiones, sin embargo, la transmisión a través de perros domésticos ha sido casi eliminada y no constituye la principal vía de contagio. En América, por ejemplo, son los murciélagos la primera fuente de infección en los casos mortales de la enfermedad.

Te puede interesar

A raíz de una guerra, el cólera vuelve a ser protagonista y genera altas tasas de mortalidad

A pesar de esto, desde la institución se recomienda la vacunación de los animales domésticos como estrategia central y más rentable para prevenir la rabia en las personas, ya que los animales salvajes no se pueden vacunar. De este modo, se podrán cumplir dos objetivos importantes. Por un lado, la reducción de los fallecimientos a causa de la rabia; por otro lado, la disminución de la vacunación posterior a que una persona fue mordida.

Con respecto a la manifestación de la enfermedad, el período de incubación de la rabia suele ser de 1 a 3 meses, pero puede oscilar entre una semana y un año, ya que depende de factores como la localización del punto de inoculación y la carga vírica. Los primeros síntomas que aparecen son la fiebre acompañada de dolor o parestesias en el lugar de la herida. A medida que el virus se propaga por el sistema nervioso central, se produce una inflamación progresiva del cerebro y la médula espinal, que es lo que finalmente causa la muerte del paciente.

Es importante considerar que la enfermedad puede adoptar dos formas: la rabia furiosa y la rabia paralítica. En la primera,  los enfermos presentan signos de hiperactividad, excitación, hidrofobia -miedo al agua- y, a veces, aerofobia -miedo a las corrientes de aire o al aire libre-, y la muerte se produce a los pocos días por paro cardiorrespiratorio.

Te puede interesar

Fiebre Amarilla: ¿Cómo se manifiesta y diagnostica esta enfermedad?

La otra forma, la rabia paralítica, representa aproximadamente un 30% de los casos humanos y tiene una evolución menos grave y, por lo general, más prolongada. Los músculos se van paralizando gradualmente, empezando por los más cercanos a la mordedura o el arañazo. El paciente va entrando en coma lentamente y acaba falleciendo. A menudo, la forma paralítica no se diagnostica correctamente, lo cual contribuye a la subnotificación de la enfermedad.

Como en la mayoría de las enfermedades, la prevención es fundamental para evitar que se siga propagando y afectando a más personas. Además de la vacunación a los animales, para los humanos hay vacunas antirrábicas que se pueden utilizar como inmunización anterior a la exposición. Se recomienda, además, que quienes tengan ocupaciones de alto riesgo, como el personal de laboratorio que trabaja con virus de la rabia, y las personas que realizan actividades profesionales o personales en las que puedan tener contacto directo con murciélagos, animales carnívoros y otros mamíferos de zonas afectadas por la rabia. También se recomienda vacunar a las personas que viajen a zonas remotas donde se transmita la rabia que vayan a pasar mucho tiempo realizando actividades al aire libre, como el montañismo.

Asia y África son las regiones con mayor carga de esta enfermedad y donde ocurren más del 95% de las muertes por rabia.ScreenAfectados

Es una de las patologías que desde la OMS consideran como “enfermedades desatendidas” y afecta principalmente a poblaciones pobres y vulnerables que viven en zonas rurales remotas. Aunque hay  vacunas para el ser humano que son eficaces, en muchos casos las personas que las necesitan no tienen fácil acceso a ellas.

Nota relacionada

ScreenDengue1

Comentarios