ACV: ¿cuáles son las últimas novedades en el tratamiento?

09.11.2017

A través de estudios realizados a nivel internacional, se descubrieron nuevos métodos que podrían tener impacto en el desarrollo futuro de los pacientes

11

Un ataque cerebrovascular puede ser devastador para las personas y sus familias. Es la causa más común de discapacidad en los adultos. Se produce cuando falla la circulación sanguínea al cerebro. Las células cerebrales pueden morir debido a la disminución del flujo sanguíneo y a la falta de oxígeno resultante. Existen dos amplias categorías de ataque cerebral: aquellas causadas por un bloqueo del flujo sanguíneo y aquellas causadas por una hemorragia cerebral. El bloqueo de un vaso sanguíneo en el cerebro o el cuello, denominado ataque cerebral isquémico, es la causa más frecuente de ataque cerebral y es responsable de cerca del 80 por ciento de los accidentes cerebrovasculares.

Hoy en día esta patología tiene tratamiento, lo cual hace posible que algunos pacientes puedan tener una evolución favorable. En Argentina, al igual que en otros países del mundo, desde hace algunos años se ha instalado un tipo de medicina conocida como mínimamente invasiva. En Buenos Aires tuvo lugar la Semana del Intervencionismo Mínimamente Invasivo (SIMI), donde se presentaron diversas charlas a cargo de médicos argentinos e invitados internacionales. El Dr. Pedro Lylyk es neurocirujano y pionero de esta especialidad en el país. Como presidente del congreso y director de la Clínica de la Sagrada Familia y del Equipo de Neurocirugía Endovascular y Radiología Intervencionista de Buenos Aires (ENERI), explica que se trata de un procedimiento que busca beneficiar a los pacientes y también a los médicos tratantes.

 

¿Qué es la medicina mínimamente invasiva?

La medicina mínimamente invasiva se ha desarrollado con el tremendo avance de las imágenes y de la bioinformática. Hoy en día podemos ver el cuerpo humano muy bien con las nuevas técnicas de imágenes, lo que nos permite penetrar con pequeñas incisiones desde el exterior para hacer cirugías, para lo que antes necesitábamos hacer un abordaje importante. Este abordaje mínimamente invasivo a veces es con una simple punción, colocando un endoscopio, o a veces es una punción de una arteria o vena para ingresar al cerebro.

Es una medicina que utiliza las imágenes para lograr un abordaje mínimamente invasivo al cuerpo humano para provocar tratamiento desde el punto de partida del diagnóstico por imágenes.

¿Qué beneficios trajo a la medicina tradicional?

Tiene un gran beneficio en términos de que al enfermo se le acorta, sobre todo, la internación. Muchos de estos procedimientos se hacen sin la necesidad de que el paciente permanezca durante mucho tiempo en el establecimiento. El paciente llega, se hace el  procedimiento, y rápidamente puede volver a su casa, como en el caso de las intervenciones simples del aparato digestivo.

Disminución del tiempo de internación, mayor confort para el enfermo y menor tiempo de cirugía, en general, y disminuye muchísimo los riesgos, lo que los médicos llamamos la morbimortalidad del paciente.

lylyk

¿Los procedimientos que se realizan en Argentina son los mismos que en otros lugares del mundo?

Sí, la medicina argentina está bastante avanzada. Son muchos esfuerzos que hacen los médicos argentinos. Es una medicina avanzada y no tenemos nada que envidiarle al resto del mundo. Son dieciséis los profesores extranjeros que expusieron en el congreso y todo lo que ellos dicen lo estamos haciendo de rutina en Buenos Aires.

Tenemos las imágenes necesarias, resonancias, angiógrafos, tomógrafos de avanzada, que permiten mirar dentro del cuerpo humano para poder tratar. Así que la medicina argentina en este sentido está absolutamente avanzada.

¿Las tecnologías están bien desarrolladas o todavía requieren mayores avances?

Por supuesto que sí, todo avanza enormemente. Yo fui a entrenarme a EEUU y Canadá y nada de lo que hago hoy tiene que ver con lo que me entrené, o sea que el avance es constante. De ahí la necesidad de estos simposios, de estos congresos para mantenerse actualizado. El avance  es tan rápido que si no estamos todo el tiempo encima nos atrasamos. La medicina mínimamente invasiva ha hecho unos avances enormes basándose sobre todo en eso: el avance en las imágenes, el avance en la informática y el avance en las comunicaciones. Permite cosas asombrosas que hace un año atrás por ahí no la estábamos haciendo.

De ahí la necesidad de actualización de los médicos y también de los gobiernos, que tienen que estar permanentemente actualizando y controlados los nuevos dispositivos, los nuevos aparatos de diagnóstico. Es una tarea titánica, que a veces no alcanza el tiempo, como en cualquier actividad hoy en día.

¿Cuál es la importancia de  la Semana del Intervencionismo Mínimamente Invasivo (SIMI) y de este tipo de congresos en general?

La importancia es muy grande, porque tenemos la chance de tener de primera mano a la gente que viene, que son todos pioneros, de Asia, de Estados Unidos, de Europa, que han desarrollado nuevos métodos y también formas de testearlo (los estudios controlados, atomizados, doble ciego).

En el Congreso se han presentado dos muy nuevos, muy interesantes. Pensábamos que la ventana –el tiempo que se tiene para tratar un enfermo- era solo de seis horas, ahora se ha descubierto que en algunos casos seleccionados va hasta 24 horas. Es un cambio enorme que va a impactar en muchísima gente. Muchos no se trataban porque llegaban con más de seis horas de evolución y ahora se vio que se puede tratar con un aceptable nivel de efectividad y con menor morbimortalidad. Es un cambio enorme y es lo que nosotros llamamos medicina basada en evidencia. Estos congresos permiten presentar estas cosas y que la gente tenga acceso a discutir, analizar con los profesores, lo cual es muy interesante. Hoy todos podemos estar enterados por una computadora, pero la posibilidad de un diálogo, del intercambio de opiniones, hace que se provoquen estos avances enormes en tan poco tiempo.

Comentarios