ART: cuáles son sus principales funciones y por qué es importante conocerlas

02.10.2017

Son empresas privadas, contratadas por los empleadores, que tienen a cargo una de las tareas más importantes para los trabajadores

workers_on_yellow.jpg

Los accidentes durante el trabajo suelen ocurrir en todos los ámbitos y niveles de trabajo, sin importar qué tipo de tarea realice la persona. Por eso, es importante conocer acerca de las protecciones con las que cuentan los trabajadores ante una situación de esas características.

Las Aseguradoras de Riesgos de Trabajo (ART) son las encargadas de realizar este trabajo. Son empresas privadas que los empleadores contratan para que cumplan dos tareas fundamentales: por un lado, que los asesoren en las medidas de prevención que deben tomar y, por otro, para que reparen los daños en caso de que ocurra un accidente de trabajo o una enfermedad profesional.

¿Qué es una enfermedad profesional?

Una enfermedad profesional es aquella que se produce por causa del lugar o del tipo de trabajo. Existe un Listado de Enfermedades Profesionales en el que se identifican y describen cuadros clínicos, exposición y actividades en las que suelen producirse estas enfermedades, al igual que los agentes de riesgo. Sin embargo, puede suceder que haya alguna enfermedad que no se encuentre en el listado y que se sospeche que sucedió durante el trabajo. En ese caso, es necesario realizar la denuncia ante la ART, que puede rechazar la denuncia o derivar al trabajador a la obra social -si considera que la enfermedad no fue causada por el trabajo-. Es allí cuando se requiere la intervención de una Comisión Médica (CM) y la Comisión Médica Central (CMC), que serán las encargadas de definir si se reconoce la enfermedad profesional.

Por otro lado, las ART cubren también los accidentes de trabajo, que son hechos súbitos o violentos que ocurren en el lugar de trabajo donde el trabajador realiza su tarea y, por esa causa o en el trayecto entre el domicilio del trabajador y el lugar de trabajo o viceversa.

Además de conocer cuáles son los eventos que están cubiertos por las ART, es fundamental saber quiénes están alcanzados por este tipo de cobertura, de acuerdo a la ley que regula los riesgos de trabajo. Las personas que están cubiertas por las ART están específicamente detalladas por la Superintendencia de Riesgos de Trabajo, un organismo que se ocupa de verificar el cumplimiento de los requisitos de solvencia financiera y capacidad de gestión. Obligatoriamente están cubiertos los funcionarios y empleados del sector público nacional, de las provincias y sus municipios y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Además, los trabajadores en relación de dependencia del sector privado también deben estar bajo la cobertura de una ART, al igual que los trabajadores de casas particulares, los pasantes y las personas obligadas a prestar un servicio de carga pública. Es importante destacar que para obtener la cobertura de una ART, aunque parezca una obviedad, es requisito que el trabajador se encuentre registrado, es decir, que trabaje “en blanco”.

Las ART, al igual que los empleadores, tienen una serie de obligaciones establecidas legalmente cuyo conocimiento puede ayudar a los trabajadores en caso de tener un accidente o una enfermedad profesional.

En principio, es importante destacar que las ART deben brindar a los trabajadores asistencia médica y farmacéutica, rehabilitación y recalificación profesional. Asimismo, tienen la obligación de otorgar asistencia en prótesis y ortopedia, al igual que en traslados hacia y desde los centros de atención. Estos servicios deben prestarlos en forma inmediata, totalmente gratuita y sin límite de tiempo. Por último, en caso de fallecimiento del trabajador que sufrió un accidente laboral o que padece una enfermedad profesional, la ART debe hacerse cargo de los costos del servicio funerario.

Comentarios