¿Qué es la inteligencia emocional y cómo puede repercutir en el ámbito laboral?

19.09.2017

El término responde a una serie de características de las personas que pueden repercutir en algunos aspectos de la vida cotidiana

candidates_overview

Desde hace algún tiempo, diversas empresas consideran los niveles de inteligencia emocional como determinantes al momento de la selección de sus empleados. En algunos casos, las entrevistas de trabajo incluyen preguntas relacionadas a esta característica. Pero, ¿qué es la inteligencia emocional?

La inteligencia emocional es la capacidad que tienen las personas de reconocer, entender y manejar las emociones propias. Al mismo tiempo, se utiliza este término para definir la capacidad de reconocer, entender e influir en las emociones de otras personas.

Estas dos capacidades son esenciales, tanto para el control de las emociones propias como también para comprender, interpretar y responder a las emociones de los demás. Algunos expertos sugieren que puede ser más importante que el coeficiente intelectual a la hora de determinar el éxito de una persona.

El término se originó en 1985, cuando el psicólogo Wayne Payne la utilizó en su tesis doctoral, titulada Un estudio de las emociones: el desarrollo de la inteligencia emocional. Si bien fue la primera vez que se la mencionó, fue otro psicólogo estadounidense quien se encargó de iniciar toda una línea de trabajo e investigación. Daniel Goleman comenzó a estudiar  y descubrir el poder de las emociones sobre lo que las personas hacen y en su forma de relacionarse.

Así, él definió la inteligencia emocional como la capacidad de una persona de manejar sus sentimientos de manera tal que se expresen adecuada y efectivamente. De acuerdo con Goleman, este tipo de inteligencia es el mayor predictor de éxito en el lugar de trabajo.

Es importante destacar que esta línea de investigación tiene cinco componentes principales: la conciencia de uno mismo o autoconciencia emocional, la autorregulación o autocontrol emocional, las habilidades sociales o relaciones interpersonales, a empatía o reconocimiento de las emociones de los demás y la automotivación.

Conciencia de uno mismo

La conciencia de uno mismo es la forma en que las personas se dan cuenta de las emociones que ellas mismas sienten y son capaces de evaluarlas, algo que a muchos les cuesta hacer en medio de la rutina diaria y el día a día. Es importante comprender muchas cosas de nuestro día a día y, al mismo tiempo, saber escuchar los comentarios de otras personas acerca de las emociones.

Autocontrol emocional

El autocontrol emocional es la capacidad que las personas tienen de controlar sus emociones, lo cual incluye la transparencia emocional y la capacidad de adaptación. Este tipo de personas son capaces de influir positivamente en los demás y, a su vez, asumir la responsabilidad de sus acciones.

Habilidades sociales

Se trata de poder interactuar correctamente con quienes nos rodean, independientemente del lugar y la situación. En el ámbito profesional, las personas con buenas habilidades sociales son capaces de construir buenas relaciones y conexiones con los compañeros de trabajo, saben desarrollar una fuerte relación con líderes, iguales y subordinados. La capacidad de persuasión, la escucha activa, la capacidad de liderazgo y de comunicación verbal y no verbal son algunas de las características que las personas con habilidades sociales pueden tener.

Empatía

Si bien es un término más conocido que los demás, es importante aclarar que la empatía es la capacidad de entender los sentimientos de otras personas. Constituye una habilidad fundamental para la inteligencia emocional. Además de poder comprender los sentimientos, la empatía implica que las personas puedan dar respuesta a los problemas o afecciones de los demás basándose en la información que tienen. Ser empático también permite a la gente entender la dinámica de poder que a menudo influyen en las relaciones sociales, especialmente en los lugares de trabajo.

Automotivación

Este aspecto de la inteligencia emocional se refiere a la motivación intrínseca, es decir, aquella que no está motivada por recompensas externas, como la fama o el dinero. Las personas que son competentes en este área tienden a estar orientadas hacia la acción. Se fijan metas, tienen una alta necesidad de logro y siempre están buscando maneras de hacer mejor lo que se han propuesto. Una de las características principales de estas personas es que suelen tomar la iniciativa para llevar a cabo una gran diversidad de tareas.

Comentarios