Lactancia: claves para una correcta alimentación del bebé y protección de la madre

07.08.2017

Existen cuidados y prácticas que mejoran el crecimiento y previenen enfermedades

Baby feeds on MOM's breasts

La lactancia materna es la forma ideal de aportar a los niños pequeños los nutrientes que necesitan para un crecimiento y desarrollo saludables. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que los niños se alimenten exclusivamente por lactancia materna durante seis meses. A partir de ese momento, es recomendable que se incorporen alimentos apropiados para la edad, que sean seguros, y el mantenimiento de la lactancia materna hasta los 2 años o más.

Es importante que la mujer lactante se informe acerca del tema y los recaudos que puede tomar. De acuerdo con las recomendaciones de la Lic. Graciela D’amico, supervisora de Neonatología del IADT y referente en Medicus sobre lactancia, la dieta debe ser saludable, la mujer debe hidratarse correctamente y es importante que descanse lo más que pueda. Con respecto a los padres, pueden colaborar con su pareja tratando de asegurarle que pueda descansar mientras el bebé duerme.

¿Cuales son los beneficios de amamantar?

A diferencia de lo que comúnmente se conoce, amamantar no solo trae beneficios para el bebé, sino también a la madre.  En principio, ayuda a la absorción del calcio, además de favorecer la recuperación del peso y un mejor aprovechamiento de los nutrientes por segregación de hormonas gastrointestinales. Por otro lado, disminuye el riesgo de padecer, en un futuro, cáncer de cuello de útero, ovarios y de mamas. Con respecto al cuidado de los huesos de la mujer lactante, reduce el riesgo de osteoporosis y de artritis.

El bebé, además, obtiene diversos beneficios en la alimentación. Por otro lado, esta práctica puede favorecer la formación de su sistema inmunitario, ayuda a que se desarrolle saludablemente los sistemas intelectual y sensorial, y mejora el desarrollo de la arcada dentaria. Además, disminuye el riesgo de que el bebé contraiga alguna enfermedad y, en caso de contraerla, ayuda a que el episodio sea más leve y duración más corta.

¿Cómo funciona el cuerpo de la mujer al amamantar?

Cada una de las mamas está compuesta por entre 6 a 10 sistemas de conductos que a partir del pezón se ramifican hacia atrás. Terminan en los alvéolos, que son los que producen la leche. A su vez, los conductos están ubicados detrás de la areola y tienen salida por los poros de la punta del pezón.

Las mamas crecen a lo largo del embarazo. Del mismo modo, el pezón y la areola aumenta de tamaño y cambian de color para que el bebé al nacer lo localice mejor. Las glándulas de Montgomery -ubicadas alrededor de la areola- segregan una sustancia oleosa que lubrica de forma natural y protege el pezón.

¿Qué hormonas se alteran durante el embarazo?

Con respecto a la fabricación de la leche, es importante destacar que intervienen cuatro hormonas: el estrógeno -aumenta durante el embarazo, lo cual ayuda que los alvéolos y los lóbulos también aumenten su tamaño-, la progesterona -ayuda a que el tejido del pecho crezca aceleradamente-, la prolactina -que se libera por vía sanguínea a los alvéolos y, en consecuencia, se produce la leche-  y la oxitocina -se encarga de comprimir las células que rodean los alvéolos para que expulsen la leche, además de ayudar a que se contraiga el útero.

La mayoría de los recién nacidos maman entre 8 y 12 veces al día, que es lo que necesitan para asegurarse el alimento, recuperar el peso de nacimiento y mantener un aumento progresivo de peso. Es importante esperar a que el bebé termine de mamar del primer pecho y no retirarlo antes, ya que la composición de la leche cambia durante la mamada. La leche inicial es voluminosa, pero baja en grasas,mientras que a medida que progresa la mamada la leche aumenta su contenido en grasas y disminuye el volumen. Es fundamental que la mamá conozca esta información, de modo tal que pueda respetar el patrón y así asegurar un aumento de peso adecuado en el bebé. Además, esto evitará que la mujer sufra congestiones, taponamientos y mastitis -inflamación de la glándula mamaria-.

MEDICUS TE INVITA: Programa de Preparación para la lactancia. Auditorio del Instituto Argentino de Diagnóstico y Tratamiento (IADT). A cargo de la Puericultora Andrea Talner y la Lic. Graciela D’Amico, Supervisora de Neonatología del IADT. Comienza jueves 10 de agosto. Dirección: Larrea 955

Comentarios