Un estudio realizado recientemente evaluó la relación entre interacción social y el cáncer

24.07.2017

Publicado en una revista científica del Reino Unido, la investigación revela los efectos de este factor

imagem-destacada-tenda-do-cuidado-em-saude

Si bien el cáncer continúa posicionada como una de las principales causas de mortalidad en el mundo, en los últimos años han mejorado las posibilidades de supervivencia en personas que la padecen. Un grupo de investigadores del National Human Genome Research Institute (NHGRI) -un instituto estadounidense de investigaciones-, en colaboración con la Universidad de Oxford, estudió el impacto de la interacción social durante el tratamiento con quimioterapia en las cifras de supervivencia de los pacientes. Publicado en la revista científica Network Science, el estudio evalúa si las posibilidades de supervivencia se ven aumentadas por la interacción con pacientes que han sufrido cáncer y sobrevivido.

El estudio realizado recientemente se focaliza en la influencia de la interacción de los pacientes con otros mientras reciben quimioterapia en el hospital o en la institución en que se trate. El estudio concluye que el promedio de supervivencia en personas que reciben quimioterapia aumenta si están en contacto e interactúan con pacientes que hayan sobrevivido el cáncer por más de cinco años.

Las cifras revelan que las personas que estaban en contacto con pacientes que no han sobrevivido por más de cinco años -luego de haber recibido quimioterapia- tenían un 72% de posibilidades de fallecer. En cambio, en los pacientes que estaban en contacto con otros que han sobrevivido por más de cinco años después de haberse tratado con quimioterapia, las posibilidades descendían al 68%.

Los investigadores compararon estos dos resultados y concluyeron que “la interacción social en los pacientes con cáncer aumenta un 2% las posibilidades de supervivencia”, según explicó Jeff Lienert, quien es miembro del instituto que realizó la investigación y estuvo a cargo del estudio.

Si bien el estudio fue observacional y por eso los científicos no pueden suponer causalidad, Lienert especula con que la reacción del organismo al tratamiento contra el cáncer podría, también, depender de cómo impacta el estrés. Si las hormonas liberadas por el estrés, afectaran negativamente a las personas que reciben quimioterapia, la interacción social sería útil para reducir dicho estrés. De este modo, ayudaría a que las personas que pasan por esa situación.

El autor principal del artículo resalta la importancia de proveer soporte a las personas que pasan por el tratamiento de quimioterapia. “Es crucial el apoyo desde el punto de vista social en los momentos de mayor estrés”, explica Lienert. Asimismo, afirma que “mantener al paciente acompañado y con la posibilidad de interactuar con una persona que no padezca cáncer podría ayudarlo a reducir el estrés”.

Comentarios