A raíz de una guerra, el cólera vuelve a ser protagonista y genera altas tasas de mortalidad

09.07.2017

Según la ONG Save the children, un niño se infecta con la enfermedad cada 35 segundos y mueren alrededor de 30 personas por día

a5a8f34c49eccb15b72605fd49ea1903

Muchos países de medio oriente se encuentran en conflictos bélicos y Yemen, un país ubicado al sudeste de la península arábiga, no escapa a la regla. Desde 2011 tiene una crisis política que comenzó con protestas contra problemáticas sociales que sufría la población: desempleo, pobreza y corrupción, lo cual derivó en una guerra civil de la que participó Arabia Saudita.

Al igual que sucede con otras guerras, este conflicto llevó a situaciones de déficit habitacionales y de las condiciones de salubridad.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que la cifra de fallecidos a causa del cólera en Yemen es de 1500 y el total de afectados es de 246.000. Estos números reemplazan a los que la misma institución había anunciado unos días atrás -el total de muertes era de 1400 y el de afectados, de 218.000-.

El cólera es una infección intestinal aguda causada por la ingesta de alimentos o agua contaminada con la bacteria vibrio cholerae. En los casos más moderados no presenta síntomas, pero en los más severos puede provocar la muerte en pocas horas si el paciente no recibe tratamiento. Está relacionado principalmente con un acceso insuficiente al agua salubre y a un saneamiento adecuado. El impacto del cólera puede ser aún mayor en zonas donde las infraestructuras medioambientales básicas están dañadas o han sido destruidas. De acuerdo con la OMS, es importante que existan datos de vigilancia exactos para seguir la evolución de los brotes y poner en marcha intervenciones adecuadas.

En su forma más grave el principal síntoma es una diarrea de característica acuosa aguda de rápida aparición que puede ser mortal porque causa una grave deshidratación. El período de incubación es corto -2 horas a 5 días-, lo cual aumenta las posibilidades de que se produzcan brotes explosivos.  

Según la OMS, aproximadamente un 75% de los infectados no sufren los síntomas, pero las bacterias se eliminan en sus heces durante 7 a 14 días. Durante ese período, pueden infectar a otras personas. Las personas con inmunidad debilitada, como los niños malnutridos o los pacientes infectados por el VIH, corren un riesgo de muerte especialmente alto en caso de cólera.

A mediados de mayo, las autoridades de Saná ya habían declarado el estado de emergencia. Según Meritxell Relaño, representante de Unicef en Yemen, la mitad de las personas contagiadas son menores de edad. Además, advirtió que muchos de los niños que han enfermado o fallecido padecen desnutrición. Según la ONG Save the Children, la enfermedad infecta a un menor cada 35 segundos y 30 personas mueren al día a causa del cólera.

Es importante destacar que, dada la guerra civil que padece el país desde hace algunos años, solo el 45% de las instalaciones sanitarias están en funcionamiento, ya que son uno de los principales blancos de los ataques aéreos. La falta de acceso a un tratamiento médico rápido, que es fundamental para reducir la mortalidad, incrementa el balance de muertos e infectados.

 

Comentarios