Diabetes tipo 2: una nutrición correcta puede eliminar la medicación

26.01.2017

El pilar del tratamiento puede estar constituido por el descenso de peso acompañado de actividad física

diabetes

La Diabetes es una enfermedad crónica no transmisible de alta prevalencia en la Argentina ya que, según registros oficiales, una de cada diez personas adultas la presenta. Es importante saber que se puede tratar y que sus complicaciones asociadas se pueden controlar a través de la incorporación de hábitos saludables.

Diversos factores asociados con el estilo de vida moderno han facilitado el desarrollo de la Diabetes tipo 2, tales como el sedentarismo, los malos hábitos alimentarios, el sobrepeso y la obesidad. Las complicaciones de la enfermedad se presentan cuando no se realiza un adecuado control o cuando el tratamiento no se sostiene en los cuatro pilares fundamentales:

. Medicación

. Educación

. Actividad Física

. Alimentación

Generalmente, la Diabetes tipo 2 está asociada a otras patologías como la hipertensión arterial, el colesterol alto, sobrepeso y obesidad, hígado graso, entre otros. Por eso la importancia de adoptar cambios en los hábitos alimentarios. Lograr un peso corporal saludable traerá reflejado una disminución de la grasa corporal y de los valores de colesterol total, disminuirá también la hipertensión arterial, mejorará el estado físico y el bienestar generalizado de quien padece esta enfermedad.

Con la incorporación de actividad física, el descenso de peso se hace más fácil, logrando también fortalecer los músculos y el sistema cardiovascular.

Es importante no restringir la cantidad de ingestas al día, recordando siempre realizar al menos 4 comidas y hasta 2 colaciones, a media mañana y media tarde. Tener en cuenta incluir la siguiente selección de alimentos:

. Los Lácteos, como leche, queso o yogur, que sean siempre descremados. Elegir los quesos blandos ya que son los que contienen menor porcentaje de grasa y de sodio.

. Verduras, de todo tipo y color, preferentemente frescas. Incorporar una porción en el almuerzo y una porción en la cena.

. Las frutas es mejor comerlas frescas y con cáscara, evitando los jugos naturales de fruta ya que concentran los azúcares y descartan la fibra, la cual ayuda a disminuir los picos de azúcar en sangre.

. Con respecto a las carnes y huevos, deben elegirse una vez al día, en el almuerzo o en la cena: una porción de pollo, vaca o pescado sin grasa visible, eligiendo siempre cortes magros.

. Es ideal consumir los cereales como el pan, el arroz, los fideos o la avena en su versión integral, acompañándolos siempre con una porción de vegetales.

. No olvidarse de las legumbres, las cuales poseen gran cantidad de fibra. Incorporarlas al menos tres veces por semana.       

. Los aceites deben consumirse crudos, sin pasar por fuego. Idealmente aceite de oliva, soja, maíz o girasol. Aumentar la ingesta de frutos secos sin salar, como las nueces, almendras o maní y restringir alimentos grasos como la manteca, la margarina, o aderezos tales como mayonesa o la salsa golf.

. Los azúcares simples como las golosinas, los dulces, las bebidas azucaradas, las galletitas dulces o las facturas deben limitarse, por lo menos al inicio del tratamiento o cuando la Diabetes no se encuentra adecuadamente controlada. Lo mismo sucede con los alimentos ultra procesados como los enlatados, salsas hechas, aderezos, etc.

Siguiendo una alimentación saludable, la medicación, la educación que se ofrezca por parte del personal profesional y la incorporación de actividad física serán fácilmente visibles los cambios positivos que se logran en el corto plazo. Muchas veces se logra disminuir y hasta eliminar por completo la medicación para la Diabetes tipo 2.

Empezar con el cambio hoy mismo, es la mejor decisión para mejorar tu estilo y tu calidad de vida.

Romina Stoppani Lic. en Nutrición 

www.nutricionsimple.com.ar

Comentarios