Tres situaciones en las que tomamos antibióticos y no sirven

15.01.2017

Hay enfermedades muy comunes que no se curan con estos fármacos

Resfrio

Los antibióticos son sustancias obtenidas de hongos, o bien a través de síntesis química, que se emplean en el tratamiento de infecciones.

Este tipo de fármacos son constantemente mal utilizados y es algo que ni si quiera la venta bajo prescripción médica ha logrado frenar.

La utilización de ellos fundamentados por experiencia propia o de terceros es una práctica común, que atenta contra la salud y el bolsillo de quién lo utiliza. Dentro de todos los malos usos existen algunos que resultan un clásico de esta práctica por ser utilizados en patologías muy frecuentes.

Una de las razones que justifican su mal uso, es porque se desconoce que los antibióticos solo actúan contra las bacterias y no contra los virus.

Faringitis

La mayoría de las faringitis agudas están causadas por virus. Las faringitis víricas pueden aparecer en cualquier época del año y a cualquier edad, presentando un período de incubación variable, entre 2 a 7 días, y un inicio gradual de los síntomas. Éstos suelen ser moderados, afectando básicamente a la faringe, con dolor en la deglución, enrojecimiento e inflamación de las mucosas, tos o carraspeo, y afonía o disfonía. Junto con estos síntomas aparecen otros más generalizados, similares a los del resfriado común: febrícula o fiebre, sinusitis, conjuntivitis y, en algunos casos, diarrea.

El 75-80% de las faringoamigdalitis agudas tienen una etiología viral y solo en un quinto de los casos, en los que la sospecha es la de una faringitis bacteriana estaría justificado el uso.

Gripe

La gripe es una infección vírica que afecta principalmente a la nariz, la garganta, los bronquios y, ocasionalmente, los pulmones. La infección dura generalmente una semana y se caracteriza por la aparición súbita de fiebre alta, dolores musculares, cefalea y malestar general importante, tos seca, dolor de garganta y rinitis.

El virus se transmite con facilidad de una persona a otra a través de pequeñas partículas expulsadas con la tos o los estornudos. La gripe suele propagarse rápidamente en forma de epidemias estacionales (épocas invernales). Los antibióticos no tienen efecto, pero el uso de amoxicilina es bastante frecuente. Como este tipo de enfermedades se autolimita la persona cree que fármaco hizo efecto.

Resfrío

A pesar de que el resfrió y la gripe se utilizan en forma indistinta, estas dos patologías están causadas por distintos gérmenes y tienen diferentes síntomas.

El resfrió puede estar causado por decenas de virus distintos. Sin embargo, los rinovirus (virus de la nariz), son la causa más común. El resfriado común es una infección leve de las vías respiratorias superiores. Los síntomas incluyen nariz taponada o con secreciones líquidas, dolor de garganta, tos o estornudos, ojos llorosos y en algunos casos febrículas. Normalmente aparecen entre 3 y 4 días después de que la persona empiece a sentirse enferma y algunos de los síntomas pueden durar dos o más semanas.

Es bastante común que ante la persistencia de los síntomas la persona opte por un antibiótico. Generalmente utilizados en forma intermitente y sin completar un tratamiento completo por lo que lo único que se genera es resistencia los antibióticos sin obtener ningún beneficio.

 

 

Comentarios