¿Cuáles son las verdaderas cifras del EPOC?

12.01.2017

El lado oscuro del consumo del tabaco y otros factores predisponentes

epoc

La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, es una patología de alta prevalencia estrechamente relacionada con el consumo de tabaco y que genera grandes dificultades en quien la padece.

La cantidad de pacientes que sufren esta enfermedad hace que sea un gran demanda del sistema sanitario.

  •         Aproximadamente mueren por esta causa más de 3 millones de personas, lo cual representa un 6% de todas las muertes anualmente.
  •        Más del 90% de las muertes por EPOC se producen en países de bajos y medianos ingresos.
  •         La principal causa de la EPOC es el humo del tabaco (fumadores activos y pasivos).
  •         En la actualidad, afecta casi por igual a ambos sexos, en parte debido al aumento del consumo de tabaco entre las mujeres de los países de ingresos elevados.

Antes, la EPOC era más frecuente en el sexo masculino, pero debido al aumento del consumo de tabaco entre las mujeres de los países de ingresos elevados y al mayor riesgo de exposición a la contaminación del aire de interiores (por ejemplo, la derivada de la utilización de combustibles sólidos en la cocina y la calefacción) entre las mujeres de los países de bajos ingresos, en la actualidad afecta casi por igual a ambos sexos.

Más del 90% de las muertes por EPOC se producen en los países de bajos y medianos ingresos, donde no siempre se ponen en práctica o son accesibles las estrategias eficaces de prevención y control.

Síntomas

Los síntomas más frecuentes de la EPOC son la disnea (falta de aire), la expectoración anormal y la tos crónica. A medida que la enfermedad empeora, pueden hacerse muy difíciles actividades cotidianas como subir unos cuantos escalones o llevar una maleta.

Factores de riesgo

La EPOC es prevenible. Su principal causa es el humo del tabaco (fumadores activos y pasivos). Otros factores de riesgo son:

  •         la contaminación del aire de interiores (por ejemplo, la derivada de la utilización de combustibles sólidos en la cocina y la calefacción);
  •         la contaminación del aire exterior;
  •         la exposición laboral a polvos y productos químicos (vapores, irritantes y gases);
  •         las infecciones repetidas de las vías respiratorias inferiores en la infancia.

Diagnóstico y tratamiento

La presencia de EPOC se confirma con una prueba diagnóstica, llamada espirometría, que mide la cantidad y la velocidad del aire inspirado y espirado. Como tiene una evolución lenta, generalmente se diagnostica en personas de 40 años o más.

La EPOC no se cura y es esencial dejar de fumar para prevenir la progresión de la enfermedad. Existen varios tratamientos que pueden ayudar a controlar sus síntomas y a mejorar la calidad de vida de los pacientes. Por ejemplo, los medicamentos broncodilatadores pueden mejorar la disnea.

 

Comentarios