Se producen más muertes en el mundo durante períodos de fiestas

28.12.2016

Dos estudios realizados en distintos continentes llegan a la misma conclusión

paro-cardiaco

Un estudio realizado en Estados Unidos encontró que las muertes cardíacas son más frecuentes alrededor de Navidad y Año Nuevo, que en cualquier otra época del año. Al momento, este dato era cuestionado, ya que durante ese período se sufren las temperaturas más bajas del año, en el país norteamericano.

Por esta razón, se realizó un nuevo análisis en Nueva Zelanda, donde la Navidad ocurre durante los meses de verano, momento en el que las tasas de mortalidad tienden a ser más bajas.

Para su análisis, se utilizaron datos del Ministerio de Salud de Nueva Zelanda reclutados entre 1988  y 2013. En este período que comprende 25 años, hubo un total de 738.409 muertes – incluyendo 197.109 de reportes de muertes cardíacas.

Utilizando métodos estadísticos similares a los del estudio estadounidense, el equipo calculó un número “esperado” de muertes por cada día del año y lo comparó con el número real de muertes. El análisis encontró que las muertes cardíacas extrahospitalarias aumentaban un 4,2 por ciento durante el período  comprendido entre el 25 de diciembre y 7 de enero. También, se observó que la edad promedio de las personas que murieron, durante este período, fue ligeramente inferior, 76,2 en comparación con 77,1 años en otras épocas del año.

A pesar de que discuten las posibles razones, los investigadores no definieron con certeza las causas de este aparente “efecto de fin de año”.

Por tal motivo, se proponen distintas explicaciones para el fenómeno. Tanto, los cambios en la dieta, como el consumo excesivo de alcohol podrían explicar esta situación. A la vez, se supone que durante este período la persona enfrenta un estrés emocional por arriba del promedio del año. Desde el punto de vista sanitario, se propone que hay menor cantidad de personal disponible en comparación con otros épocas del año. A la vez,  los investigadores refieren que es posible que las personas puedan retrasar la búsqueda de atención médica durante el período de vacaciones, por no estar familiarizados con las instalaciones médicas locales.

La última explicación propuesta es la que los investigadores denominan “desplazamiento de muerte”. Esta propone que los enfermos terminales tienen la capacidad de postergar su muerte a momentos representativos para ello, como podrían ser la Navidad o el fin de año.

 

 

Comentarios